Noticias

Dieta mediterránea protege contra el cáncer de mama

La dieta puede influir en las colonias de microbios no solo en el intestino, sino también en otras partes del cuerpo, como el pecho femenino en los mamíferos. La influencia es lo suficientemente fuerte como para crear condiciones que son pro o anticancerígenas.

Así concluyeron los investigadores de la Escuela de Medicina Wake Forest en Winston-Salem, NC, después de haber comparado los efectos de las dietas occidental y mediterránea sobre los microbios y los compuestos biológicamente activos en las glándulas mamarias de los monos.

En un documento sobre el trabajo, que pronto aparecerá en la revista Cell Reports, sugieren que sus hallazgos podrían abrir un nuevo camino para la prevención y el tratamiento del cáncer de mama.

En los Estados Unidos, el cáncer de mama es, con mucho, el cáncer más común en las mujeres. En 2015, hubo 125 casos nuevos de cáncer de mama por cada 100,000 mujeres.

Para el siguiente cáncer más común, el de los pulmones y los bronquios, hubo 58 casos nuevos por 100,000.

El microbioma de mama.
Estudios recientes han encontrado que la glándula mamaria humana, al igual que el intestino, tiene su propio microbioma específico, o una población única de microbios.

d2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Una investigación adicional también encontró que los tumores de cáncer de mama contienen niveles más bajos de especies de bacterias Lactobacillus en comparación con los crecimientos no cancerosos, lo que sugiere que podrían ser “un regulador negativo del cáncer de mama”.

Se sabe que el riesgo de cáncer de mama en las mujeres varía con la dieta. Una dieta saludable, como la mediterránea, que es rica en frutas, nueces, verduras, legumbres, pescado y aceite de oliva, reduce el riesgo, mientras que una dieta típica occidental con alto contenido de grasas, alimentos procesados ​​y dulces lo aumenta.

Sin embargo, aunque existe evidencia de que la dieta tiene un gran impacto en la diversidad de los microbios intestinales, no está claro si esto también podría ser cierto para el microbioma de mama.

Esta es la razón por la que, según la autora principal del estudio, la Dra. Katherine L. Cook, profesora asistente de la Escuela de Medicina Wake Forest, los científicos “decidieron probar la hipótesis de que la dieta puede afectar las poblaciones de microbiota de la glándula mamaria”.

‘Implicaciones para la salud de la glándula mamaria’
Los científicos decidieron llevar a cabo el estudio en monos macacos porque son un buen modelo para el cáncer de mama y es posible controlar de cerca su dieta durante largos períodos de tiempo, algo que es muy difícil en estudios en humanos.

Durante 31 meses, 40 monas adultas comieron una dieta mediterránea u occidental. Después de este tiempo, los monos que comieron la dieta mediterránea tenían 10 veces el nivel de Lactobacillus en su tejido mamario, en comparación con los que comían la dieta occidental.

Los monos alimentados con dieta mediterránea también tenían niveles más altos de compuestos producidos a partir de la actividad biliar y bacteriana que son consistentes con un menor riesgo de cáncer de mama.

Los investigadores dicen que estos hallazgos revelan la influencia directa de la dieta en un microbioma que no está en el intestino, con implicaciones para la “salud de la glándula mamaria”. Sin embargo, se necesita más trabajo para determinar el efecto de las bacterias y sus subproductos metabólicos en el riesgo de cáncer de mama.

La Dra. Cook y su equipo planean continuar la investigación, comenzando con una investigación de cómo los niveles elevados de Lactobacillus podrían afectar el tejido mamario.

Después de eso, quieren probar si la adición de suplementos a la dieta, como los probióticos y el aceite de pescado, altera el microbioma en el tejido mamario y los tumores.

También desean probar los efectos de los subproductos bacterianos y el ácido biliar sobre el crecimiento de tumores en el cáncer de mama, la inflamación y la respuesta al tratamiento.