MezclaNoticiasSalud

Las zanahorias son uno de los mejores alimentos para comer si tienes problemas cardíacos


Di lo que quieras sobre Bugs Bunny, pero definitivamente tenía razón acerca de gustarle las zanahorias. Si bien este vegetal común es conocido por mejorar la vista, su considerable contenido nutricional le permite hacer mucho más, incluido el cuidado de su corazón.

Los beneficios para la salud de la zanahoria son tan variados como sus variedades coloridas. Probablemente solo reconozcas el tipo naranja, el que ves en casi todos los supermercados hoy en día, pero en realidad viene en variedades blancas, amarillas, rojas y moradas. Sus diferentes colores no son solo para mostrar, sino que también te dicen qué fitoquímicos contiene el tipo particular de zanahoria.

Las zanahorias anaranjadas son ricas en betacaroteno, que el cuerpo transforma en vitamina A, un potente antioxidante que ayuda a mantener los ojos y la piel. También se cree que tiene propiedades anticancerígenas. Las zanahorias amarillas no contienen tanto beta-caroteno, pero son ricas en luteína necesaria para una visión saludable.

Las zanahorias rojas, por otro lado, contienen el antioxidante licopeno, que se destaca por ayudar a proteger el cuerpo contra el cáncer. Las variedades rojas también contienen cantidades moderadas de luteína y alfa y betacaroteno.

Las zanahorias moradas y blancas son buenas para el corazón. Las variedades moradas contienen antocianinas, que son antioxidantes conocidos por sus propiedades antiinflamatorias y cardioprotectoras. Las zanahorias blancas no contienen tanta antocianina, pero son ricas en potasio, que es esencial para reducir la presión arterial.

Los estudios clínicos, sin embargo, sugieren que para obtener los beneficios protectores del corazón de las zanahorias, no tiene que comer solo las variedades blancas y moradas. Todas las zanahorias tienen una gran cantidad de antioxidantes que combaten los radicales libres, moléculas que interrumpen la función celular y dañan los tejidos. Tener un nivel incontrolado de radicales libres en el cuerpo conduce al estrés oxidativo que, a su vez, da como resultado daños a órganos y enfermedades graves como cáncer y trastornos cardíacos.

Una investigación reveló que el jugo de zanahoria tiene suficientes antioxidantes para proteger al cuerpo de la peroxidación lipídica que conduce a la enfermedad cardíaca. Otro estudio agregó que la ingesta de alfa y betacaroteno, nutrientes que se encuentran en abundancia en las zanahorias, puede reducir el riesgo de morir de enfermedades cardiovasculares.

Como una ventaja adicional, los antioxidantes ayudan a cuidar su piel, por lo que no solo se siente joven de corazón, usted, literalmente, también se verá joven.

Pero los beneficios para la salud de las zanahorias no terminan allí. Como todas las verduras, son ricas en fibra dietética, específicamente fibra soluble. Dentro de su cuerpo, el colesterol se puede acumular en los vasos sanguíneos como placa. Esto restringe el flujo de sangre y aumenta el riesgo de sufrir un ataque al corazón. Los ácidos biliares son parcialmente responsables de esto ya que ayudan a la absorción del colesterol.

La fibra soluble se une a los ácidos biliares, lo que les impide facilitar la absorción del colesterol. Como resultado, se previene el colesterol y la acumulación de placa, lo que reduce el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón.

Datos breves sobre las zanahorias
La historia de la zanahoria es tan colorida como sus variedades. Primero se cultivó en Afganistán en el siglo VII, pero el desarrollo de variedades tolerantes a las heladas significa que ahora puedes encontrar zanahorias en casi cualquier parte del mundo.

Las primeras zanahorias eran cualquier cosa menos naranjas. Eran amarillas con un interior morado. Los holandeses desarrollaron la variedad de naranja, mientras que los franceses desarrollaron zanahorias alargadas en algún momento del siglo XVII. Fueron los ingleses quienes trajeron las zanahorias al Nuevo Mundo.

La variedad salvaje de zanahorias se llama encaje de la Reina Ana. Es comestible y medicinal, pero se parece a la cicuta, una de las plantas más tóxicas de la Tierra.

Comer demasiadas zanahorias puede dejarlo amarillento, literalmente, ya que el contenido de betacaroteno de la verdura puede cambiar el color de su piel. Este efecto secundario temporal se llama carotenemia. Se disipa una vez que su cuerpo procesa el betacaroteno.