MezclaNoticiasremedios caseros

mejores alimentos para mejorar la tiroides

mejores alimentos para mejorar la tiroides

El hipotiroidismo, también conocido como tiroides poco activa o tiroides baja, se refiere a una condición en la que la glándula tiroides no puede producir suficientes hormonas para que el cuerpo funcione normalmente.
La actividad de la pequeña glándula en forma de mariposa ubicada en su cuello afecta una variedad de sistemas en el cuerpo. Las hormonas producidas por esta glándula (TSH, T3 y T4) regulan el estado de ánimo, el metabolismo, los niveles de energía, la temperatura corporal, la frecuencia cardíaca y la presión arterial.
Algunos síntomas de una tiroides poco activa incluyen fatiga constante, aumento de peso repentino e incapacidad para perder peso, aumento de la sensibilidad al frío, estreñimiento, piel extremadamente seca, hinchazón de la cara, ronquera, niveles altos de colesterol en la sangre, dolores musculares, dolor en las articulaciones, adelgazamiento del cabello y problemas memoria.
Los síntomas pueden ser leves al principio, pero a medida que su metabolismo continúa disminuyendo, se vuelven más notorios.
Para tratar su tiroides hipoactiva, se necesitan medicamentos. El tratamiento del hipotiroidismo con hormonas tiroideas sintéticas es una opción simple, segura y efectiva. Sin embargo, ciertos alimentos también pueden ayudar a mejorar la salud de la tiroides y aumentar la efectividad de su metabolismo.

Aquí están los mejores alimentos para comer para mejorar una tiroides poco activa.

1. Nueces de Brasil
El selenio es un mineral importante para el correcto funcionamiento de la tiroides. Protege la tiroides de la inflamación por productos de la producción de hormonas.
Un estudio de 2015 publicado en The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism señala que el bajo nivel de selenio se asocia con un mayor riesgo de enfermedad tiroidea. Además, el aumento en la ingesta de selenio puede reducir este riesgo.
La mejor fuente de selenio son las nueces de Brasil. Un estudio de 2008 publicado en el American Journal of Clinical Nutrition afirma que comer dos nueces de Brasil a diario es eficaz para aumentar el estado de selenio.
De hecho, incluir este alimento con alto contenido de selenio en su dieta podría evitar la necesidad de enriquecimiento o suplementos para mejorar el estado del selenio.
Además, debido a que las nueces de Brasil son ricas en el aminoácido L-arginina, incluso ayudan a reducir el peso.
Puede comer 2 o 3 nueces de Brasil como un refrigerio saludable, o incluir algunas en ensaladas o salteados.

2. Aceite de coco
El aceite de coco contiene ácidos grasos de cadena media saludables que ayudan a las personas que sufren de hipotiroidismo. Estos ácidos grasos estimulan la producción de hormona tiroidea y mantienen la glándula funcionando normalmente.
Además, el aceite de coco promueve la pérdida de peso y reduce los niveles de colesterol, dos problemas comunes relacionados con la tiroides poco activa.
Reemplace su aceite de cocina regular con aceite de coco virgen extra. En la cocción, puede usar aceite de coco en lugar de mantequilla. También puede comer de 1 a 2 cucharadas de aceite de coco virgen extra al agregarlo a su leche, té, chocolate caliente o licuado.
Nota: No consuma más de 3 cucharadas de aceite de coco al día.

3. Yogurt
El yogur también es bueno para la salud de su tiroides, debido a su alto contenido de vitamina D. De hecho, la deficiencia de vitamina D está relacionada con la enfermedad de Hashimoto, una de las causas más comunes de hipotiroidismo.
Un estudio de 2013 publicado en Endocrine Practice informa que la vitamina D tiene un papel potencial en el desarrollo de la enfermedad de Hashimoto y / o su progresión al hipotiroidismo.
Además, el yogur probiótico ayuda a mantener el equilibrio de “buenas bacterias” en el intestino. El yogur también contiene cantidades significativas de calcio, proteínas y yodo que son importantes para la tiroides y para la salud en general.
Trate de comer al menos 1 taza de yogur al día, ya sea simple cubierta con frutas frescas o como ingrediente en un batido.

4. Salmón
El salmón es uno de los mejores pescados que puedes comer para tu metabolismo y tu salud tiroidea. También cuenta con importantes propiedades antiinflamatorias, debido a su rico contenido de ácidos grasos omega-3. Numerosos estudios documentan los beneficios para la salud del salmón.
Un estudio de 2010 publicado en The Journal of Nutritional Biochemistry sugiere que los ácidos grasos señalan las células tiroideas en el hígado para quemar más grasa.
Un estudio de 2014 publicado en Acta Physiologica Hungarica informa que los ácidos grasos omega-3 podrían ser útiles como un agente neuroprotector contra el deterioro cognitivo debido al hipotiroidismo.
Además, los ácidos grasos omega-3 reducen el riesgo de enfermedad cardíaca, otro efecto secundario del hipotiroidismo no controlado.
Como la mayoría de los salmones vendidos en los Estados Unidos son criados en granjas, que están contaminados con PCBS (bifenilos policlorados) y mercurio, se recomienda optar por el salmón silvestre. Al comprar salmón, asegúrese de que esté etiquetado como silvestre. Cómelo al menos dos veces a la semana.

5. Algas marinas
Para ayudar a que su glándula tiroides funcione correctamente, es necesario administrar yodo. El yodo se adhiere al aminoácido tirosina para formar tiroxina, que es esencial para que la tiroides funcione correctamente.
Un nivel inadecuado de yodo en el cuerpo inhibe la producción de hormonas tiroideas reguladoras del metabolismo.
Para obtener su dosis diaria de yodo sin aumentar su ingesta de sal, las algas marinas son una de las mejores opciones. Este vegetal marino también está lleno de otros nutrientes, que incluyen calcio, fibra, proteínas, fósforo, magnesio, selenio, manganeso, hierro y vitaminas A, B, C, E y K.
Puedes usar algas marinas en sushi, sopas y ensaladas. Los bocadillos de algas también están disponibles en el mercado, que son excelentes como una alternativa sana y baja en grasa a los chips.
Nota: Si tiene problemas de tiroides autoinmunes, evite las algas marinas y otras verduras marinas en cantidades excesivas, lo que puede empeorar su condición.
 
6. Arroz integral
Las personas que tienen hipotiroidismo a menudo anhelan carbohidratos más que otros tipos de alimentos. Esto sucede debido a una disminución en el neurotransmisor serotonina. Los carbohidratos tienden a elevar los niveles de serotonina.
Además, los carbohidratos tienen un efecto directo sobre la función tiroidea ya que se necesita insulina para la conversión de la hormona inactiva T4 en la hormona T3 activa. La insulina es bastante baja entre las personas que siguen una dieta muy baja en carbohidratos.
Es importante comer carbohidratos saludables, como el arroz integral. Siendo rico en carbohidratos complejos, el arroz integral ayuda a facilitar la digestión y promueve los movimientos intestinales, aliviando los problemas digestivos comunes que enfrentan las personas que tienen hipotiroidismo.
También ayuda a aumentar los niveles de energía, mientras que reduce y equilibra el azúcar en la sangre.
Nota: El arroz integral es rico en fibra, lo que puede interferir con las hormonas tiroideas sintéticas. Se recomienda tomar su medicamento para la tiroides un par de horas antes o después de comer alimentos ricos en fibra dietética.
 
7. Frijoles
Comer frijoles, especialmente frijoles, puede ayudar a aumentar su función tiroidea. Los frijoles contienen una buena cantidad de yodo mineral junto con otros nutrientes esenciales, como proteínas, cobre, potasio, calcio y ácido fólico que ayudan a mantener la salud de la tiroides y promueven la producción de hormonas.
Siendo ricos en fibra, los frijoles son útiles para las personas que sufren de estreñimiento, que es común entre las personas que tienen hipotiroidismo.
Disfrute de ½ taza de frijoles, 3 o 4 veces a la semana, agregándolos a sopas, ensaladas o guisos. Siempre remoje los frijoles en agua durante la noche y tápelos antes de cocinarlos.
 
8. Huevos
Los huevos son una buena fuente de tres de los nutrientes más importantes que la glándula tiroides necesita para funcionar correctamente: tirosina, yodo y selenio. Una deficiencia de cualquiera de estos nutrientes puede causar problemas de tiroides.
Los huevos también son una buena fuente de proteína. Sin la proteína adecuada, la tiroides no puede funcionar correctamente, incluso si está tomando medicamentos para la tiroides.
Este alimento versátil y saludable también le proporciona al cuerpo vitaminas A y D, zinc, calcio, antioxidantes y más.
Coma de 1 a 2 huevos al día. Puede disfrutarlos como huevos de tortilla, hervidos o revueltos.
 
9. Ostras
Las ostras son una de las mejores fuentes dietéticas de zinc, un mineral necesario para una función tiroidea saludable. El zinc ayuda a la conversión de T4 a T3 en personas con niveles bajos de T3 y conduce a la normalización de los niveles de TSH.
Un estudio de 2013 publicado en el International Journal of Trichology señala que la deficiencia de zinc puede contribuir significativamente al desarrollo de hipotiroidismo.
Los síntomas como la depresión, la agudeza del gusto, la pérdida de apetito, las lesiones cutáneas y la pérdida de cabello pueden mejorar con la administración de suplementos de zinc.
Las ostras también son ricas en vitamina D. Se ha descubierto que las personas con hipotiroidismo tienen bajos niveles de vitamina D.
Las ostras se pueden comer crudas, ahumadas, hervidas, asadas, enlatadas, al vapor o a la parrilla. Se debe tener cuidado al consumir ostras crudas, ya que pueden contener bacterias.
 
10. pollo
El pollo es bueno para las personas que sufren de hipotiroidismo. Esta fuente de proteína animal contiene una buena cantidad de aminoácidos, especialmente tirosina. Este aminoácido en particular es el componente básico de las hormonas tiroideas.
Además, la vitamina A en el hígado de pollo desempeña un papel clave en la recuperación de la tiroides inactiva a la salud.
Opte por las pechugas de pollo orgánicas para garantizar una fuente de proteína de alta calidad. La sopa de pollo o el pollo a la parrilla hacen una cena saludable o el almuerzo. Incluso el hígado de pollo salteado, 2 o 3 veces a la semana, es una buena opción.