NoticiasRemedio Herbal

El té de manzanilla tiene muchos beneficios para la salud sorprendentes

El té de manzanilla ha sido reconocido durante mucho tiempo como un método natural “probado y verdadero” para tratar el insomnio y promover el sueño reparador. A diferencia de los medicamentos farmacéuticos como Xanax y Valium, esta bebida suavizante no es adictiva y prácticamente no presenta efectos secundarios indeseados, entre los muchos beneficios del té de manzanilla que valoran los expertos en medicina natural.

Pero, cuando se trata de sus poderes terapéuticos, el té de manzanilla no es un “pony de un solo truco”. Una nueva investigación está identificando la impresionante línea de potentes fitoquímicos bioactivos de la manzanilla y mostrando su capacidad para tratar una increíble variedad de enfermedades.

¡Echemos un vistazo más de cerca a los muchos más beneficios de té de manzanilla que puede disfrutar!

El té de manzanilla es igual a la eficacia de las preparaciones comerciales de acidez estomacal
Junto con sus suaves cualidades sedantes, la manzanilla alemana, botánica conocida como Matricaria recucita, es un suave agente antiespasmódico que puede relajar los músculos de los intestinos, lo que lo hace especialmente útil para disipar gases y aliviar los calambres estomacales.

Los proveedores integrales de atención médica actualmente usan la manzanilla para tratar problemas de salud gastrointestinal como reflujo ácido, indigestión, diarrea, flatulencia, mareo por movimiento, náuseas matinales, náuseas y vómitos.

Y, la investigación moderna apoya la capacidad de la manzanilla para tratar y prevenir los trastornos digestivos.

En un estudio clínico, una mezcla de flores de manzanilla y otras hierbas redujo la producción de ácido estomacal y disminuyó los leucotrienos inflamatorios, lo que demuestra la capacidad de la manzanilla para proteger contra el desarrollo de úlceras gástricas.

(De hecho, los investigadores observaron que la mezcla de manzanilla disminuyó la acidez gástrica con la misma eficacia que un antiácido comercial).

Otros estudios han demostrado que los extractos de manzanilla inhiben H. pylori, la bacteria que contribuye a las úlceras estomacales. Y, el té de manzanilla también puede ayudar a reducir de forma segura la duración y la gravedad de la diarrea y los cólicos en bebés y niños.

En un ensayo clínico, una mezcla de té de manzanilla y otras hierbas, administrada después de cada ataque de cólico, eliminó el cólico en el 57 por ciento de los bebés, sin efectos adversos.

El té de manzanilla combate la depresión y la ansiedad
El té de manzanilla está impresionando a los investigadores con su capacidad para reducir la ansiedad de forma segura, aliviar la depresión y elevar el estado de ánimo.

En un estudio clínico doble ciego controlado con placebo realizado por investigadores de la Universidad de Pensilvania en 2012, las personas con depresión y ansiedad de leve a moderada recibieron 220 mg al día de un extracto de manzanilla durante ocho semanas. Utilizando mediciones universales bien establecidas, como el Sistema de Inventario de Ansiedad de Beck y la Clasificación de Ansiedad de Hamilton, el equipo encontró que la mayoría del grupo (57 por ciento) experimentó una reducción significativa de los síntomas.

Un hallazgo muy alentador del estudio, que fue publicado en la respetada revista Terapias Alternativas en Salud y Medicina, fue que los efectos terapéuticos de la manzanilla en realidad aumentaron con el tiempo, aunque la dosis no lo hizo. (Con algunos medicamentos, se desarrolla tolerancia, necesitando dosis cada vez mayores para lograr el resultado inicial, pero la manzanilla parece mostrar el efecto opuesto).

Los científicos creen que un flavonoide llamado apigenina, que se une a los receptores de benzodiazepinas en el cerebro, puede ser responsable de los efectos antidepresivos y reductores de la ansiedad de la manzanilla.

Los polifenoles en la manzanilla pueden ayudar a combatir el cáncer
El aceite volátil de manzanilla contiene una gran cantidad de compuestos fuertemente antioxidantes y antiinflamatorios, que incluyen 28 terpenoides diferentes y 36 flavonoides diferentes, como quercetina, apigenina y luteolina.

La manzanilla no solo reduce la inflamación y el estrés oxidativo que pueden desencadenar muchas enfermedades degenerativas crónicas, incluido el cáncer, sino que su apigenina puede inhibir el crecimiento tumoral canceroso.

En un estudio en animales publicado en la revista de la Federación de la Sociedad Americana de Biología Experimental, los investigadores atribuyeron a la apigenina efectos antiproliferativos “notables” contra varias líneas celulares malignas.

El equipo informó que la apigenina causó una inhibición significativa del volumen de tumores de cáncer de próstata en ratones, reduciendo su tamaño hasta en un 53 por ciento. El flavonoide también causó apoptosis, o muerte celular programada, en células tumorales implantadas.

Aunque se necesitan más estudios, los extractos de té de manzanilla han mostrado resultados alentadores para el tratamiento de cánceres de próstata, piel, tiroides y estómago.

La manzanilla es antidiabética, antibacteriana y mucho más
Según una revisión reciente publicada en Molecular Medicine Reports, los extractos de manzanilla pueden ayudar a controlar, o incluso prevenir, la diabetes.
 
Los autores citaron un estudio en el que los extractos de manzanilla actuaron contra la diabetes al reducir los niveles de azúcar en la sangre y aumentar el almacenamiento de glucógeno en el hígado. Los extractos de manzanilla también tuvieron un efecto protector sobre las células beta pancreáticas, que lograron al disminuir el estrés oxidativo que acompaña al alto nivel de azúcar en la sangre.
 
Aunque se necesitan más estudios, estos resultados son muy prometedores.
 
El té de manzanilla también tiene efectos antibacterianos que lo hacen efectivo para combatir las infecciones bacterianas de la boca, los dientes y las encías. Y, sus poderosos efectos antiinflamatorios significan que puede reducir el dolor de los dolores de muelas y las aftas.
 
Para acceder a las propiedades calmantes y limpiadoras de la manzanilla, simplemente haga gárgaras brevemente con té de manzanilla refrescado.
 
La manzanilla también se puede usar para tratar problemas de la piel como heridas, quemaduras leves, eczema y dermatitis del pañal. En un ensayo clínico doble ciego, la manzanilla facilitó la curación de heridas, y varios estudios sugieren que incluso puede ser superior a los corticosteroides.
 
(Consejo: los expertos en salud natural recomiendan combinar el aceite esencial de manzanilla con aceite de coco y frotar suavemente sobre la piel quemada por el sol para aliviar la hinchazón y el dolor).
 
¡Y hay más!
 
Colocar una bolsita de té de manzanilla caliente sobre los ojos puede reducir el enrojecimiento, la hinchazón y la fatiga visual, mientras que los dolores de cabeza se pueden aliviar al colocar varias gotas de aceite esencial de manzanilla sobre el labio superior para inhalarlo. (Nota: no ingerir aceite de manzanilla).
 
Además de todo eso, la investigación respalda la capacidad de la manzanilla para ayudar a prevenir la pérdida ósea en la osteoporosis, estimular el sistema inmunológico y reforzar la resistencia a los resfriados y las infecciones; en general, una lista bastante completa de logros.
 
La manzanilla viene en muchas formas: barata, segura y ampliamente disponible
La manzanilla en polvo está disponible en cápsulas, y los expertos en salud natural recomiendan una formulación estandarizada con 1,2% de apigenina. Los extractos de manzanilla también se venden como tintura y en lociones y aceites para uso externo.
 
Pero la manera más suave de acceder a los beneficios de la manzanilla es en una taza de té.
 
Para hacer té de manzanilla, simplemente vierta una taza de agua hirviendo sobre 2 o 3 cucharadas colmadas de hojas secas de manzanilla orgánica. Permita que la mezcla se empape durante 10 a 15 minutos, y beba cuando esté fría.
 
Al igual que con cualquier hierba o suplemento nuevo, consulte a su médico integrador antes de probar la manzanilla. (Nota: si es alérgico a algún miembro de la familia Aster, no use manzanilla).
 
La manzanilla no es solo un remedio de larga duración y de confianza para irritaciones y quejas menores, sino que también muestra un potencial emocionante como arma contra las enfermedades crónicas más graves de nuestro tiempo.