NoticiasRemedio Herbal

la curcumina reduce el autismo en los niños pequeños

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) informan que aproximadamente uno de cada 59 niños tiene trastorno del espectro autista (TEA). Una mirada a los datos anuales sobre la prevalencia de TEA revela que es probable que esta cifra empeore. La investigación publicada en la revista BMC Complementary and Alternative Medicine sugiere que la administración de suplementos de curcumina puede atenuar el daño y las discapacidades caracterizadas por el autismo.

Los datos del CDC indican que cada vez más niños son diagnosticados con ASD. En el año 2000, aproximadamente uno de cada 150 niños nacidos en 1992 tenían TEA. Para 2014, estos datos se han disparado a uno de cada 59 niños nacidos ocho años antes. Big Pharma haría creer a todos que este es el resultado de la genética, pero la gente lo sabe mejor. Numerosos estudios ignorados en gran medida indican que el uso de productos químicos tóxicos en medicamentos sintéticos y vacunas probablemente esté causando esta tendencia.

Tome ácido valproico (VPA), por ejemplo. Este ácido graso ramificado de cadena corta se ha utilizado durante muchos años como agente antiepiléptico de primera línea. Por lo general, se administra a los niños que han sido diagnosticados con epilepsia, aunque los ensayos clínicos están estudiando su eficacia frente a una variedad de otras condiciones.

El VPA funciona modificando la actividad de los neurotransmisores que, en consecuencia, afecta el tejido cerebral. De hecho, el químico se ha asociado con numerosos efectos secundarios relacionados con el cerebro, incluido un mayor riesgo de defectos del tubo neural, retrasos del desarrollo neurológico y una reducción de las habilidades vocales, todo incluido en los síntomas asociados con el ASD. Si eso no es suficiente, el uso de VPA también se ha relacionado con un daño corporal grave, que incluye encefalopatía hiperamonémica, hepatotoxicidad, supresión de la médula ósea, pancreatitis y hemorragias fatales.

La curcumina, un compuesto natural derivado de la cúrcuma, aunque también puede aparecer en otras especias, es conocida por sus numerosos beneficios para la salud. De especial importancia es su papel en la protección del sistema nervioso central de los trastornos degenerativos como la enfermedad de Alzheimer, la discinesia tardía, la depresión mayor, la epilepsia y los trastornos neuropsiquiátricos, entre otros.

Un estudio previo indica que la curcumina también puede mitigar los efectos del autismo inducido por ácido propiónico en ratas. Esto se atribuye a la capacidad del compuesto para suprimir el estrés oxidativo, prevenir la disfunción mitocondrial y reducir la neuroinflamación. Este hallazgo influyó en la investigación sobre la capacidad de la curcumina para mejorar el autismo inducido por VPA.

Los investigadores realizaron su experimento en un modelo de roedor. Dividieron ratas embarazadas en dos conjuntos. En sus 12.5 días de gestación, el conjunto I fue inyectado con solución salina, mientras que el set II fue inyectado con 600 miligramos / kilogramos (mg / Kg) de valproato sódico. Luego, los investigadores tomaron 20 cachorros de cada grupo y los dividieron en dos grupos más de 10 miembros cada uno, creando cuatro grupos en total:

El grupo I estaba compuesto por crías nacidas del grupo I y se les dio solución salina siete días después del nacimiento. Este fue el grupo de control.
El grupo II estaba compuesto por cachorros machos tomados del grupo II y recibieron solución salina siete días después del nacimiento.
El grupo III estaba compuesto por cachorros machos del conjunto II pero recibió un mililitro de curcumina siete días después del nacimiento.
El grupo IV provino del conjunto I y se le dio un mililitro de curcumina siete días después del nacimiento.
Los investigadores observaron que las ratas expuestas a VPA mostraban signos de maduración tardía, menor peso corporal y cerebral y toxicidad cerebral, incluidos niveles reducidos de IFN-γ, serotonina, glutamina, glutatión reducido, glutatión S-transferasa, peroxidasa lipídica con una aumento en CYP450, IL-6, glutamato y glutatión oxidado. Sin embargo, la administración de curcumina corrigió estas disfunciones en una medida moderada. El suplemento ayudó a corregir el retraso en la maduración y el peso anormal, en particular.

Debido a estos hallazgos, los investigadores concluyeron que la curcumina podría tener un papel terapéutico contra el autismo inducido por VPA, pero señalaron que el compuesto necesitaría estar certificado antes de que pueda considerarse seguro y efectivo para los niños.