MezclaNoticiasSalud

Comer espinacas puede ayudar a los pacientes con artritis a mantener huesos fuertes

Comer espinaca (Spinicia oleracea) puede ayudar a los pacientes con osteoartritis a mantener huesos fuertes, según un estudio publicado en la revista BMC Complementary and Alternative Medicine. El estudio, llevado a cabo por un equipo de investigadores del CSIR-Central Drug Research Institute en India, analizó los efectos antiasteoartríticos de los extractos de espinaca en ratones con osteoartritis inducida por yodoacetato monosódico (MIA).

Para el estudio, el equipo de investigación indujo la osteoartritis en un grupo de ratones mediante la inyección de MIA en la articulación de la rodilla. Después de esto, administraron oralmente a los ratones una dosis de 250 miligramos por kilogramo (mg / kg) o 500 mg / kg de extracto de espinaca todos los días durante 28 días. El equipo investigó las propiedades anti-osteoartríticas del extracto de espinaca mediante micro-CT, mRNA y expresión proteica de genes pro-inflamatorios y condrogénicos, biomarcadores clínicamente relevantes y experimentos de comportamiento.

Los resultados revelaron que el extracto de espinaca exhibió propiedades antioxidantes y antiinflamatorias potentes. Estos efectos también se establecieron mediante la evaluación histológica de las articulaciones de la rodilla al final del estudio.

El tratamiento con extracto de espinaca también mejoró el espacio articular y la irregularidad de la articulación y los cóndilos femorales atrofiados y la meseta tibial. Además, el tratamiento evitó la degradación de los condrocitos y los componentes de la matriz extracelular en el área de la articulación. Los condrocitos son las únicas células componentes que pueden controlar las actividades clave del cartílago articular. También mejoró el cartílago óseo al aumentar el volumen total de hueso al volumen del tejido y al número trabecular, lo que proporciona resistencia estructural y funcional al cartílago.

La administración de extracto de espinaca mejora la movilidad de las articulaciones con una mayor distancia de viaje y una menor probabilidad de caída de latencia. Esto indicó que el extracto de espinaca disminuyó el dolor y otros síntomas asociados a la osteoartritis. También mantuvo el entorno condrogénico de los condrocitos articulares al reducir la expresión del colágeno tipo 10 (Col10) en las articulaciones.

El equipo también observó que los componentes activos en los extractos de espinaca pueden desempeñar un papel en la prevención del efecto dañino de MIA. El tratamiento con extracto de espinaca también disminuyó sustancialmente el nivel sérico elevado de glutatión S-transferasas (GST), proteína de la matriz oligomérica del cartílago (COMP) y telopéptido C urinario del colágeno tipo II (CTX-II) asociado con MIA en una dosis dependiente manera.

Los hallazgos sugieren que el tratamiento con SOE redujo la inflamación inducida por MIA y la pérdida ósea articular y subcondral.

En base a los hallazgos del estudio, el equipo de investigación concluyó que la espinaca puede reducir los efectos secundarios de la osteoartritis y mantener los huesos fuertes.

Más sobre la osteoartritis
La osteoartritis, a veces denominada enfermedad articular degenerativa o artritis degenerativa, es la condición crónica más común de las articulaciones. En los EE. UU., Afecta a alrededor de 27 millones de personas. La enfermedad puede afectar cualquier articulación, pero ocurre con mayor frecuencia en las rodillas, las caderas, la parte inferior de la espalda y el cuello, las articulaciones pequeñas de los dedos y las bases del pulgar y el dedo gordo del pie.

El cartílago de las personas con osteoartritis se descompone, causando dolor, hinchazón y dificultad para mover la articulación. Con el tiempo, la enfermedad empeora y los huesos se pueden romper y desarrollar crecimientos conocidos como espolones. Partes de hueso o cartílago pueden astillarse y flotar en la articulación. La inflamación ocurre, causando más daño al cartílago. Durante las etapas avanzadas de la osteoartritis, el cartílago se desgasta y los huesos se frotan contra otro, lo que produce daño en las articulaciones y más dolor.

Las personas mayores de 65 años tienen más probabilidades de desarrollar la enfermedad. Otros factores de riesgo comunes incluyen obesidad, lesiones articulares previas, uso excesivo de la articulación y músculos débiles del muslo, entre otros. Puede prevenir la enfermedad con una buena dieta y ejercicio.