AptitudNoticiasSalud

cómo tratar el hígado graso con recetas de alcachofa?

cómo tratar el hígado graso con recetas de alcachofa?


Al combinar las propiedades de las alcachofas con otros ingredientes, optimizas tus procesos hepáticos y purificas el hígado. Esto evita complicaciones en el funcionamiento del hígado, como un hígado graso.

Un hígado graso es una condición médica que causa la acumulación de triglicéridos. También causa inflamación celular y diferentes grasas en este órgano junto con varios síntomas. Además, es posible no tener ningún síntoma y las víctimas no saben que algo anda mal.

Continúe leyendo este artículo para encontrar acerca de estos 5 remedios naturales y los efectos de las alcachofas para prevenir esta condición médica. Con este vegetal y otros ingredientes medicinales, puede prevenir y tratar esta enfermedad hepática y mejorar nuestra salud general. ¡Adelante y pruebalo!

Alcachofas para hígado graso
Las alcachofas son muy buenas para ti y brindan muchos beneficios:
• Protege la función hepática y regenera las células hepáticas.
• Fortalece la bilis.
• Reduce la grasa
• Es un poderoso antioxidante que previene el envejecimiento.
• Reduce los niveles altos de proteína.
• Previene enfermedades cardiovasculares.
• Mejora la función intestinal.
• Evita la retención de agua
• Reduce los niveles de azúcar en la sangre y previene la resistencia a la insulina.
Lea también este artículo: Esto es lo que le sucede a su cuerpo cuando comienza la dieta de la alcachofa

Remedios de alcachofa

1. Sopa de alcachofas y cúrcuma

Las sopas son platos que limpian y que proporcionan muchos nutrientes y pocas calorías que puedes consumir todo el año. La siguiente receta es una combinación de alcachofa con un toque de cúrcuma.
La cúrcuma es muy beneficiosa para el hígado y se destaca por sus propiedades antiinflamatorias.

 Ingredientes
• 2 alcachofas
• 1 cucharadita de cúrcuma
• 2 tazas de agua
• sal marina al gusto
 Instrucciones y consumo
• Cocine las alcachofas y la cúrcuma durante 30 minutos.
• Agregue sal marina al gusto.
• Coma media hora antes de las comidas.

2. Alcachofas asadas con limón

Las personas que aman las alcachofas disfrutan de su sabor y se benefician de él más cuando se tuesta en un horno o se asa a la parrilla. Si lo envuelve en papel de aluminio y lo cocina durante al menos 40 minutos, debería ser suficiente tiempo para que el corazón esté muy sensible.

Para darles un toque de sabor y más poder limpiador para tratar un hígado graso, combínelos con jugo de limón, pimienta negra, aceite de oliva y sal marina.

El resultado es delicioso y puede ser un aperitivo o un acompañamiento.

3.Ensalada de alcachofas, rábanos y remolacha

Si desea un remedio para el resfriado para los días calurosos, pruebe esta ensalada de alcachofas. Combínalo con dos ingredientes medicinales que te ayudarán a evitar tener un hígado graso.

• Rábanos: amargos y picantes, mejoran la función del hígado y ayudan en la producción de bilis. También son ricos en vitamina C. Puedes comer sus hojas, que poseen propiedades curativas y de limpieza.

• Remolachas rojas: ayuda a tratar un hígado graso y otras afecciones hepáticas. Esto se debe a su contenido de antioxidantes. También son beneficiosos porque ayudan a prevenir la oxidación de las grasas.

4. Té de hojas de romero y alcachofa

Una forma simple de usar un remedio de alcachofa consiste en preparar una infusión medicinal con sus hojas y tallos. De esta forma, puedes reservar el corazón para cocinarlo más tarde y aprovechar toda la planta. Sin embargo, debes tener en cuenta que su sabor es muy amargo.

Además, puedes combinarlo con romero. Debido a su contenido de ácido ursólico, esta planta medicinal protege la función hepática. Reduce la inflamación y mejora el flujo sanguíneo y reduce el colesterol.

5. Hojas de alcachofa y cardo mariano

Si desea una opción conveniente y rápida para un hígado graso, puede comprar un suplemento específico. Las cápsulas o píldoras de alcachofa que se venden facilitan la digestión de grandes cantidades de alimentos grasos en general. Además, puedes encontrar algunos suplementos más potentes que se combinan con otras plantas medicinales.

El cardo de leche es otro gran remedio para la enfermedad hepática, gracias a sus propiedades regenerativas. También puede beneficiarse de la cúrcuma, el boldo o el diente de león. Asimismo, la vitamina B7 (colina) ayuda a evitar que la grasa se acumule o se deposite en el hígado.

Si va a tomar un suplemento, debe hacerlo bajo la supervisión de un médico o naturópata. Es importante conocer algunos remedios naturales que interfieren con ciertos medicamentos. También hay medicamentos que no se deben tomar durante largos períodos de tiempo sin interrupciones.

d2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">