NoticiasSalud

Té para prevenir el almacenamiento de grasa en el hígado, reducir la glucosa en sangre

 

loading…

El té, en particular sus variedades verdes y negras, puede prevenir el almacenamiento de grasa en el hígado y reducir el azúcar en la sangre, según el estudio publicado en el Journal of Nutrition & Intermediary Metabolism.

El estudio fue realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Túnez EL Manar y la Universidad de Cartago en Túnez y la Universidad Paris Diderot en París. El equipo de investigación buscó determinar los efectos del consumo a largo plazo de té verde y té negro en la digestión de lípidos en ratas alimentadas con una dieta alta en grasas. Las ratas en el experimento recibieron decocciones de té verde, decocciones de té negro o un placebo durante 10 semanas. Midieron la grasa excretada en las heces, el contenido de grasa hepática, el peso de los tejidos grasos abdominales, la ingesta de alimentos y el aumento de peso corporal.

Los principales compuestos polifenólicos de una decocción de 15 minutos de té verde fueron galato de epigalocatequina (EGCG), epigalocatequina (EGC), catequina, galato de EGC-3-metilo, ECG de galato de epicatequina, éster de ácido vanílico, kaempferol 3-glucósido y cafeína. Por otro lado, teaflavinas, cafeína, ésteres de ácido gentísico, ésteres de ácido gálico, catequina, EGCG, kaempferols y quercetina fueron los principales compuestos polifenólicos encontrados en la decocción de té negro.

Los resultados revelaron que el consumo de 10 semanas de té verde y té negro disminuyó la digestión de los lípidos al aumentar los lípidos fecales y la excreción de triglicéridos. Las ganancias de tejido adiposo también se redujeron, lo que está en línea con la reducción de los niveles circulantes de leptina. Además, el consumo de tés redujo la ganancia de peso corporal de las ratas alimentadas con una dieta alta en grasas. Sin embargo, se descubrió que el té negro era más eficiente en comparación con el té verde.

“Por lo tanto, estas bebidas que contienen altas cantidades de TPC y cafeína podrían constituir una alternativa natural en la prevención de la obesidad”, escribió el equipo de investigación.

Té verde versus té negro

Tanto el té verde como el té negro están hechos de la misma planta llamada Camellia sinensis. Sin embargo, se someten a diferentes procesos. Las hojas de té verde se someten a un procesamiento mínimo, mientras que el té negro se somete a un proceso de oxidación conocido como fermentación. Ambas bebidas proporcionan muchos beneficios para la salud, aunque puede haber ligeras diferencias.

Cuando se trata de propiedades anticancerígenas, el té verde ofrece más que el té negro. El té verde contiene cantidades más altas de catequinas, como EGCG. EGCG regula la actividad de los genes en las células cancerosas y podría combatir el crecimiento del cáncer.

Tanto el té negro como el verde respaldan la salud cardiovascular. Según un estudio publicado en el Journal of Biological Chemistry, la abundancia de EGCG en el té verde interactúa con las células que recubren los vasos sanguíneos y promueve la autofagia, que es un proceso fisiológico que protege a las células del estrés. También ayuda a regular los niveles de colesterol en la sangre. Mientras tanto, el té negro mejora la función de los vasos sanguíneos en personas con enfermedad coronaria, según el Instituto Linus Pauling. (Relacionado: Té verde confirmado como un nutriente para bajar de peso y antioxidante para la salud del corazón).

Los niveles de cafeína del té verde y negro son diferentes. El té negro contiene un mayor contenido de cafeína con 42 a 72 mg por taza, mientras que el té verde contiene entre nueve y 50 mg por taza. La cafeína aumenta temporalmente el estado de alerta mental, promueve la productividad y ayuda a perder peso. Sin embargo, también puede mantener a una persona despierta por la noche, por lo que el consumo de cafeína debe ser limitado.