Noticiasremedios caseros

Sarcoidosis: síntomas, causas y mejores remedios caseros

Sarcoidosis: síntomas, causas y mejores remedios caseros

Cuando el sistema inmunitario detecta una amenaza en el cuerpo humano, envía células especiales para combatir la infección o los invasores. La batalla resultante causa algo de inflamación: enrojecimiento, hinchazón, calor o daño tisular. Pero en la mayoría de las personas, cuando la pelea termina, la inflamación desaparece y el tejido vuelve a la normalidad. No tanto en este caso.

Sin ningún motivo conocido, la inflamación solo continúa en personas con sarcoidosis. Las células inmunitarias comienzan a agruparse en grumos llamados granulomas. Estos bultos a menudo comienzan en los pulmones, la piel y los ganglios linfáticos en el pecho, pero el problema puede comenzar en cualquier órgano.

Muchas personas tienen algunos bultos por la sarcoidosis en el ojo (que puede causar un tipo de uveítis) y el hígado. La enfermedad también puede afectar a más órganos a medida que empeora, y es más peligroso cuando los bultos comienzan a afectar la función del órgano o crecen en el corazón o el cerebro.

Síntomas de sarcoidosis

Algunas personas con sarcoidosis no tienen ningún síntoma. En estos casos, la enfermedad a menudo se diagnostica cuando se someten a una radiografía de tórax por otra razón, como neumonía. En otros casos, las personas tienen síntomas graves y el camino hacia un diagnóstico lleva tiempo, ya que primero se evalúan para otras cosas, como bronquitis, asma o cáncer de pulmón.

Además, los síntomas pueden depender de dónde se encuentran los bultos, sexo, etnia y edad. Dado que la enfermedad afecta con mayor frecuencia a los pulmones, los síntomas de la sarcoidosis a menudo incluyen:

Sibilancias
Tos
Sentirse sin aliento
Dolor de pecho

Más allá de los síntomas pulmonares, muchas personas con sarcoidosis experimentan los siguientes síntomas:
Sudores nocturnos
Pérdida de peso
Dolor en las articulaciones
Anemia
Fatiga (sentirse muy cansado)
Se siente incómodo o deprimido
Problemas de visión o ojo
Ganglios linfáticos hinchados o sensibles en el cuello, axilas o ingle
Problemas de la piel tales como parches con comezón o decoloración, llagas o bultos en la espalda, piernas, brazos, cuero cabelludo o cerca de la nariz y los ojos
Este tipo de sarpullido sarcoidosis puede durar mucho tiempo. Es diferente de la erupción asociada con el síndrome de Lofgren, que es un conjunto de síntomas que algunas personas adquieren

cuando desarrollan sarcoidosis por primera vez Los síntomas del síndrome de Lofgren incluyen:
Fiebre
Ganglios linfáticos inflamados en el pecho (como se ve por rayos X)
Artritis en los tobillos
Una erupción roja o rojiza-púrpura en los tobillos y las espinillas que puede ser cálida y dolorosa
Aunque es posible que ni siquiera lo note, la sarcoidosis también puede hinchar el hígado o el bazo. En casos raros, la sarcoidosis puede causar llagas severas en la cara y los dedos que pueden desfigurar. Se pueden producir latidos cardíacos irregulares, dolores de cabeza, problemas de visión y muchos otros síntomas si los bultos afectan el corazón o el cerebro.
En niños menores de 4 años, los síntomas pueden incluir llagas en la piel y ojos rojos o hinchados.

¿Qué causa la sarcoidosis?

Su causa real es desconocida. Los investigadores han tratado de encontrar infecciones particulares o partículas no infecciosas que causan la afección, pero parece que no hay un desencadenante específico. En cambio, la American Thoracic Society sugiere que las personas que tienen una predisposición genética para la sarcoidosis simplemente reaccionan más fuertemente a las cosas que inhalan, como moho o productos químicos o polvo de construcción.

Por ejemplo, una persona puede respirar aire con partículas y tener inflamación temporal o algunos bultos (granulomas) crecen pero desaparecen rápidamente, mientras que otra persona puede respirar exactamente el mismo aire y desarrollar bultos que se quedan y eventualmente se convierten en sarcoidosis.

 

Los mejores remedios caseros para la sarcoidosis

 
Cúrcuma:
El polvo de cúrcuma está lleno de propiedades antibacterianas. La especia básicamente alivia los trastornos inflamatorios que ocurren en muchos problemas de salud. Tomar 300 mg tres veces al día puede reducir la inflamación. O puede mezclar 5 gramos de polvo de cúrcuma en la leche.
Sin embargo, siempre consulte a su médico antes de usar la cúrcuma para evitar su interacción con su medicamento.
 
Té de camomila:
La manzanilla o la Matricariarecutita tiene propiedades antipiréticas, analgésicas y antiinflamatorias que evitan que el metabolismo del ácido araquidónico desencadene la inflamación. Tomar té de manzanilla es beneficioso en la sarcoidosis. Es muy fácil hacer té de manzanilla en casa.
Agregue 5 hojas frescas de la planta de manzanilla a una taza de agua. Prepárelo por 15 minutos. Consumirlo dos veces al día para ver una mejoría.
 
Regaliz:
El regaliz es útil en el tratamiento de la inflamación causada por la sarcoidosis. Además, es útil para eliminar la mucosidad de los pulmones. El regaliz está disponible en tabletas y cápsulas. Sin embargo, debe consultar a su médico antes de tomar cualquier medicamento. Si está embarazada o amamantando a su bebé, evite usar regaliz.
 
Garra de gato:
La uña de gato, también conocida como Uncariatomentosa, es un remedio casero útil para minimizar la inflamación causada por la sarcoidosis. 20 mg al día es una dosis ideal de uña de gato para tratar la sarcoidosis. Asegúrese de preguntarle a su médico antes de usar la uña de gato, ya que puede interactuar con su medicamento.
Sin embargo, evítelo si padece leucemia, artritis reumatoide, lupus u otras enfermedades autoinmunes.
 
Diente de león
La raíz de diente de león ayuda a combatir las infecciones debido a sus nutrientes esenciales. El té de hierbas del diente de león se puede preparar vertiendo la raíz del diente de león en agua hirviendo durante aproximadamente 15 a 20 minutos y luego beberlo tres veces al día. Evite esta hierba si padece de cálculos biliares. El diente de león viene en varias formas y es útil como ingrediente en muchos productos. Si lo desea, puede optar por los productos que contienen el máximo de diente de león o utilizarlos como un tónico en forma de tinturas. Es recomendable tomar 10 ml de diente de león en forma de tinturas. Además de seguir los remedios anteriores, asegúrese de evitar la exposición a productos químicos y toxinas. Además, asegúrese de lavarse las manos antes de cocinar o comer o después de usar el baño. Deje de fumar porque si continúa fumando, solo empeorará su condición, lo que ocasionará muchos otros problemas de salud.
Goldenseal
Goldenseal es una planta pequeña con flores pequeñas que contienen propiedades antiinflamatorias y antibióticas pertenecientes a la familia de los ranúnculos. Posee tendencias de enfriamiento y secado y está disponible en forma de cápsulas, tés y también en forma de extracto. La dosis estándar de esta hierba es de 300 a 500 miligramos en forma de cápsula de dos a tres veces por día hasta que la sarcoidosis desaparezca. Evite tomar esta hierba si está embarazada porque tiene la capacidad de estimular su útero. Consulte a su médico antes de consumir esta hierba.
 
Bromelina:
Una combinación de enzimas de piña y bromelina puede reducir la inflamación. Al igual que la cúrcuma, puede aumentar el riesgo de hemorragia e interactuar con medicamentos, por lo que debe consultar primero con un médico antes de tomarla.
 
Ácidos grasos Omega-3:
 Comer alimentos ricos en omega-3 como sardinas, anchoas, salmón de Alaska capturado en la naturaleza o Menhaden11 (una variedad de arenque que generalmente es poco contaminante), o tomar suplementos de omega-3 puede reducir la inflamación del cuerpo.
 
Aloe vera:
 Los pacientes pueden mejorar su sistema inmune y aliviar los síntomas de sarcoidosis mezclando polvo de aloe vera seco en una taza de agua.
 
Probiótico
suplemento que contiene la cepa Lactobacillus acidophilus: según el Centro médico de la Universidad de Maryland, un suplemento con 5 a 10 mil millones de unidades formadoras de colonias (UFC) al día puede ayudar a los pacientes con sarcoidosis
Tomar un suplemento probiótico de alta calidad aumentará la cantidad de bacterias buenas en el intestino y mantendrá una buena salud gastrointestinal, lo que potencialmente mejorará el bienestar.
 
Mantente hidratado:
Además de llevar una dieta saludable, asegúrese de mantenerse hidratado tomando 8-10 vasos de agua. También elimina las toxinas y los metales pesados ​​que agravan la sarcoidosis.
 
Cambios en la dieta:
Cuidar su dieta en la sarcoidosis es extremadamente importante ya que la dieta saludable reducirá la inflamación. Agregue frutas frescas, granos integrales, carnes magras, pescado y leche baja en grasa a su dieta.
Consuma alimentos ricos en vitaminas y minerales para desintoxicar su cuerpo.
Tomar alimentos ricos en magnesio también puede ayudar en esta condición, ya que equilibran los efectos de la sarcoidosis en las células al proporcionar apoyo a las células. Puede agregar aguacates, maíz, avena, soja y arroz integral a su dieta.
Evite tomar inflamación causando alimentos como vinagre y tamarindo.
Minimice su ingesta de azúcar, pastas y pan blanco.
Limite su consumo de alcohol, cafeína y tabaco ya que pueden empeorar los síntomas.
 

d2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

d2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">
Botón volver arriba